María Stma. de los Dolores, Morón de la Frontera. Foto Carlos Romero, 2019

Artículo escrito por Pedro José Domínguez
Foto de Carlos Romero. Año 2019.

Todo empieza por un Miércoles de Ceniza, asistiendo a la imposición de la ceniza en mi parroquia de la Victoria con el padre David. Este año fue el 17 de febrero, con el que dio comienzo la Cuaresma, conmemorando los cuarenta días de Jesús en el desierto y los cuarenta años del pueblo de Israel buscando la tierra prometida. Intentaremos llevar a cabo las tres grandes palabras del cristiano durante este tiempo litúrgico: Oración, Limosna y Ayuno.

Mi Semana Santa consiste en asistir, para mi opinión, al gran momento dentro del calendario litúrgico: el Triduo Pascual. Recomiendo la misa del Jueves Santo en las Hermanas de la Cruz. Vivimos intensamente todos los actos organizados por mi hermandad, por ejemplo, la Eucaristía del Viernes de Dolores, Vía Crucis, besamanos…

Por supuesto, los ensayos con mi cuadrilla de hermanos costaleros, de María Santísima de los Dolores, son para mí muy entrañables, con mi esposa y mis niños que me esperan en la ermita y al terminar nos quedamos para echar un rato de convivencia.

No hay nada más hermoso que un Domingo de Ramos soleado para disfrutar del inicio de la Semana Grande, sea en Sevilla donde algunos años vamos, o sea en nuestra ciudad de Morón.

Viernes Santo por la tarde, Sábado Santo y Domingo de Resurrección, normalmente los paso en Sanlúcar de Barrameda, donde viven mis padres y mis hermanas. Gran Semana Santa en ese pueblo, con tres cofradías diarias, imágenes importantes y buenas bandas de música…

PD. Os deseo una buena Semana Santa. Dios os colme el espíritu de bondad, salud y entendimiento para comprender la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor.